Niños en las bodas, ¿sí o no? Te contamos los pros y contras

Niños en las bodas, ¿sí o no? Te contamos los pros y contras

Porque en esta vida no todo es blanco o negro, te ofrecemos esta gama de grises para que llegues a una conclusión. Niños, ¿sí o no?

  • Invitadas
  • Consejos
  • International

Existen personas a las que les gustan los niños, a otros no. A nosotros en Zankyou sí nos gustan, creemos que transmiten una energía y alegría única y especial. A pesar de ello, últimamente se ha optado por limitar o incluso eliminar su asistencia a las bodas, en ocasiones por solicitud y en otras por decisión de los padres.

La tendencia actual es tan relevante, que en muchas ocasiones los novios se preguntan si a su boda deben de acudir niños o no. Puede parecer un tema incorrecto desde el punto de vista político, pero también debemos entender que se deben de respetar a los novios el día de su boda. Es por ello que puede llegar a ser un asunto más complicado de lo que se cree. En este sentido, analicemos las ventajas y desventajas de tener una boda sin niños.

guardarFoto: Cristina Civallero
Foto: Cristina Civallero

Ventajas

  • Los pequeños son considerados como la alegría de la casa. Siempre dan buenos momentos a las veladas por sus graciosidades, son creativos y especiales. Siempre tienen una ilusión única y por lo general, las personas se sienten niños cuando están rodeados de ellos. Sus risas son contagiosas.
  • Las fotos quedan padrísimas. Los pequeños siempre se caracterizan por tener un brillo singular, tal como puede llegar a ser el aroma a bebé. Un brillo de esta calidad no puede faltar en tus fotografías de boda, tanto en las grupales como en las instantáneas. Por lo general salen bien, y transmiten su inocencia natural.
  • Los niños cercanos a la familia deben ir, el gran día B no sería no mismo sin ellos. El evento puede llegar a perder el sentido si tu sobrino favorito no se encuentra presente. Aún así puedes hacer excepciones en caso de que tus amigos de universidad tengan a un recién nacido.
  • Puedes llegar a dar una imagen negativa hacia los invitados. Si te importa mucho el que dirán y las apariencias sin hablar directo y decir medias verdades… tal vez esto sea un problema. El tener una regla distinta puede llegar a ser condenado socialmente. Si no te importa estar en boca de todos, entonces no pasa nada.
  • Puede que algunos de los adultos cancelen su asistencia o simplemente no acudan. Si algunos de tus invitados, en particular amigos y conocidos tienen hijos, podrían llegar a considerarse ofendidos si no requieres a sus pequeños angelitos. Si no quieres que nadie falte, entonces considera el que también estén los pequeños presentes.
  • Los invitados pueden sentirse presionados. Cuando las reglas son obvias, las personas tienden a no molestarse. En todo caso, si impones algo, pueden llegar a sentirse reprimidos. Por desgracia a todos les gustaría hacer lo que quisieran y no estar limitados.

También lee: Cómo consentir a los niños en tu boda: Diseña espacios especialmente para ellos.

guardar
Foto: Aniela Fotografía

Desventajas

  • Pueden llegar a convertirse en una molestia. A pesar de que los niños nos gusten, pueden llegar a hacer berrinches y llorar. Durante la ceremonia esto es todo un problema, sobretodo por el silencio que hay durante este tiempo. Si ya no son llorones porque han crecido, por lo general se la pasan corriendo en la mitad del banquete y sobre la pista de baile cuando esta no se ha abierto. Cuidado en particular si hay copas y platos de por medio durante la cena.
  • Tienes que ordenar menús especiales. Es una realidad que a los niños por lo general no les gusta el elaborado menú que montan para el banquete. Por ello tendrás que pedir un platillo distinto que puede ser desde espagueti y pollo empanizado hasta hamburguesas, pizza y hot dogs. En el postre también tendrá que haber excepción y puedes pedirles algo diferente. El ordenar estos platillos puede quitarle el glamour a tu evento.
  • Que los papás se den un tiempo para ellos. Tener una boda es el momento perfecto para disfrutar de la compañía de tu pareja, familia y amigos cercanos (e incluso de aquellos que ya tienen tiempo sin ver). Esto también implica olvidarse por un rato de los biberones. Una boda sin menores hace mucho más por los papás que por los novios mismos. Pueden pasar una fiesta sin límites y llena de diversión. No recomendamos que abusen de los abuelos y siempre dejarlos, pero en ocasiones como estas pueden pedir un favorcillo.
  • Pequeños completamente desconocidos. De esta manera no tendrás que tener un montón de invitaditos más de los que ni siquiera tienes conocimiento o convives con ellos. Recuerda que en las bodas todo cuesta, por lo que esta sería una forma de ahorrar presupuesto.

También lee: 10 aspectos que debes incluir, sí o sí, en el presupuesto de tu boda.

guardar
Foto: Mario Tijerina

¿No quieres perderte las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Aquí te tenemos los pros y contras, ahora queda la decisión en ustedes. En caso de que no la tomen, quienes deberán de hacerlo serán directamente los padres, entonces ¿prefieres tomarlas tú o dejarlo a ellos?

También te recomendamos:

Fotos de Cristina Civallero, Aniela Fotografía y Mario Tijerina

Selecciona a los proveedores que quieres contactar

Cristina Civallero Fotografía Foto y vídeo bodas
Mario Tijerina Photography Foto y vídeo bodas
Aniela Fotografía Foto y vídeo bodas