Un amor extraordinario: la boda de Uriel y Andrea

Las bodas en lugares insólitos siempre nos han fascinado, debe ser por lo significativo que resulta darse el sí frente a la gente que más amas con un lugar impresionante de fondo. Definitivamente el día de nuestra boda es algo que jamás olvidaremos, pero si esa ocasión tan especial se desarrolla en un entorno de ensueño, probablemente nuestros invitados y nosotros mismos, seguiremos soñando con ese día durante mucho, mucho tiempo. El enlace de Uriel de Samaniego y Andrea Wenzel nos hace creer en el amor verdadero, ese que supera cualquier expectativa, el que rompe esquemas. Y su boda, no ha sido mas que el reflejo de ese amor, un espectáculo tan especial que fue más allá de cualquier boda de la que hayamos sido testigos. Por supuesto hacía falta un lente experto, que pudiera captar cada momento de ese día que no se repetirá jamas, la elección fue más que acertada, ya que las imágenes tan bellas que hoy tenemos del enlace de Uriel y Andrea, llegan a nosotros, gracias al gran trabajo de Marco Samaniego.

Foto: Marco Samaniego

No sabemos si el amor a primera vista existe realmente, pero sin lugar a dudas el amor es un sentimiento que surge de una mezcla de admiración, de valores compartidos y por supuesto de una gran atracción, Uriel nos cuenta que se enamoró de Andrea, “por sus valores, sus principios, su familia y su calidad humana, ella era lo que buscaba para mi pareja en esta vida”

Andrea y Uriel se conocieron hace un par de años en el restaurante Blanco Colima en la Ciudad de México y desde el primer momento se volvieron inseparables. Uriel le pidió matrimonio en San Diego, California, en medio de unas vacaciones en familia, en las que él llegó por sorpresa para entregarle el anillo frente a la mamá y la hermana de Andrea.

Foto: Marco Samaniego

La novia

El vestido de novia es una de las prendas más especiales que una mujer portará en su vida, el de Andrea fue aún más especial pues fue ella misma quien lo diseñó. El traje fue confeccionado por Héctor Serna de SAK Novias. El diseño era clásico y muy elegante, un vestido de escote corazón con transparencias y tirantes efecto tatuaje. El cuerpo del vestido era de encaje con falda en A con una cola desmontable.

Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego

Los accesorios elegidos por Andrea fueron unos zapatos de novia estilo peeptoes color blanco, unos aretes de diamantes que fueron un regalo de las hermanas de la novia y una pulsera de la mamá de diamantes que pertenecía a su mamá, para seguir con la tradición de tener algo prestado en el look de la novia.

Foto: Marco Samaniego

El ramo de novia, un precioso diseño en cascada compuesto por flores blancas y fucsia con amaranto color bugambilia colgando.

Foto: Marco Samaniego

El maquillaje y peinado fueron realizados por el make up artist  Francisco Dumit, quien diseñó un look beauty en tonos rosas, que hacía lucir a la novia fresca y romántica.

El novio

El traje del novio fue un diseño del mismo Uriel, confeccionado por Jorge Saade. Estaba conformado por un pantalón de cashemire gris, camisa blanca, chaleco de pique blanco, corbata plateada y jaque azul eléctrico.

Uriel eligió unos zapatos de novio con agujetas, color marrón de la marca Magnani. Y como único accesorio un pañuelo blanco en lugar de boutonniere.

Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego

La ceremonia

El día era soleado y con la temperatura perfecta, parecía el momento elegido por la vida para que Uriel y Andrea se dieran el sí para siempre. Ninguno de los dos había podido dormir bien la noche anterior, seguramente por los nervios o tal vez por no saber cómo agradecer a la vida por el regalo tan grande que iban a recibir. La celebración tuvo lugar en un espacio mágico, los dos buscaban un entorno rodeado de naturaleza y el jardín botánico de Africam Safari resultó ser el lugar ideal. La atmósfera era mágica, el first look de los novios fue en el Valle de las Jirafas, las cuáles fueron testigos de las lágrimas de emoción de Uriel al ver al amor de su vida vestida de novia.
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
La decoración de la ceremonia religiosa estuvo a cargo de AB Flores, quienes crearon un ambiente de ensueño, entre árboles, con un techo falso de tiras de flores blancas que colgaban de las ramas. Las sillas que hacían de pasillo tenían un ramito con rosas color bugambilia y rosas blancas que daban el toque final a una decoración en el que el principal elemento fue la naturaleza.
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego

El fotógrafo

Elegir el fotógrafo para la boda es un paso complicado, hay que informarse, investigar y buscar hasta encontrar a aquel que se alínea perfecto con lo que deseas, ese que al ver sus fotos te hace soñar con el día de tu boda. Afortunadamente para Uriel esto no fue así, como él mismo nos contó, el trabajo de Marco Samaniego lo llamó desde el primer momento. “Desde que lo conocí y vi su trabajo dije que sería, sin duda, el fotógrafo de mi boda y de los eventos mas importantes de mi vida. Y así lo fue, cuando nos entrego las fotos y el video (antes de la fecha estimada) no dejamos de verlas. Es un arte lo que hace. Captura los mejores momentos, las emociones, el paisaje, los colores, de tal manera que al ver las fotos revives el evento completamente.”

Foto: Marco Samaniego

La celebración

El banquete y la fiesta se llevaron a cabo dentro del jardín botánico. El menú estuvo a cargo de Magrett banquetes quienes además se encargaron de la decoración de las mesas y el lugar. La decoración del lugar fue totalmente acorde con el ambiente del parque. Mientras los invitados degustaban la comida, el grupo Lixies amenizó el momento. El encargado de poner ambiente a la fiesta fue Japo Dj, quien hizo que los invitados no abandonaran la pista de baile. La canción elegida para el primer baile de esposos fue “I can´t help falling in love with you” de Andrea Bocelli y Katherine Mc Phee.
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego
Foto: Marco Samaniego

Foto: Marco Samaniego
Un enlace espectacular, rodeado de naturaleza y detalles impresionantes, en el que el amor de Uriel y Andrea fue el gran protagonista.
 También te puede interesar:

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribe tu opinión

Foto: Josh Gruetzmacher
Los básicos que debes considerar antes de organizar una boda al aire libre
Con estos tips seguro que ya estarás más preparada para saber cómo organizar una boda al aire libre. ¡Toma nota de todos ellos!
Foto: Antonio Saucedo Photography
Nuestro amor estaba escrito en las nubes: La boda de Andrés y Paoly
Hay amores que están escritos en las nubes, que están destinados a suceder, que duran para siempre y que no se pueden deshacer. Hoy nos inspiramos en la boda de Andrés y Paoly.
Foto: Jorge Kick
El amor es cosa del destino: la boda de Itzeel y Alan
Cuando el destino está escrito no hay nada qué hacer. Esta vez nos inspiramos con la historia de amor de Itzeel y Alan quienes comparten con nosotros los momentos más bellos de su gran día.

Crea gratis la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Su empresa también puede estar en Zankyou!
Si tiene una empresa de bodas o es un profesional, Zankyou le ofrece la oportunidad de dar a conocer sus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información