La boda de Whitney y Carlos: La más inspiradora

Hacer alusión a una de las frases más representativas de Frida Kahlo es un must, sobre todo para describir todos los detalles de esta boda. Alejados de toda distracción, rodeados por un campo y por ese azul del cielo que conquista, Carlos y Whitney decidieron tener una boda en donde el buen ambiente fuera el ingrediente principal en cada momento… A cada segundo. Como si se tratara de una editorial de moda, esta celebración hace del estilo su principal arma de fuego, con la que cautivan no sólo a través de su estilismo, sino de la estética completa de un “Sí, acepto” significativo y con una atmósfera de ensueño. No dejes de ver esta boda. Seguro te vas a enamorar de las fotos de Bruno Rezza.

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

En los días previos

Una de las claves para el éxito de esta boda se concentró en las celebraciones previas al gran día. Una convivencia con los amigos y familiares más cercanos se convirtió en el momento favorito de muchos, y es que nadie puede resistirse a una noche de buena plática, risas y baile, o bien, a un paseo en bote donde la música acompañe la celebración. Los novios disfrutaron en todo momento del mejor ambiente, de la naturaleza y de algunos animales que formaron parte del espectro estético (sí, también se vale). El objetivo era uno y era claro: disfrutar y vivir al máximo los segundos más lindos de esa gran historia de amor. Por supuesto, Carlos y Whitney aprovecharon cada momento para dejar de manifiesto el amor: sonrisas, miradas, besos románticos… ¡Todo estuvo presente!

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

El día de la boda

La novia

Whitney lució preciosa con un estilismo fuera de serie: un vestido de novia corte recto con manga larga, transparencias y bordados de flores. Para acompañar su look bohemio, un peinado de novia con pelo suelto fue necesario, así como un velo de novia tradicional confeccionado en tul. Los zapatos de novia por los cuales se decantó fueron unos botines en color blanco, mismos que aderezaban al máximo cada centímetro de su imagen. ¿Para el maquillaje? Nada rebuscado y, al contrario, súper natural y sin complicaciones.

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

El novio

Carlos, por su parte, eligió un traje de novio, mismo que acompañó con una camisa y corbata estampadas. Los tirantes fueron la clave para acompañar su look bohemio, así como un par de lentes de sol que lo hicieron ver ¡espectacular!

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

La ceremonia

Siguiendo con la misma línea estética de la boda, Carlos y Whitney tuvieron una ceremonia muy significativa en medio del campo. Un altar hecho con troncos de madera y algunos follajes con flores los esperaba para darse el “Sí, acepto”, compartir votos y jurarse amor eterno. La novia llegó del brazo de su madre y, en el camino, las emociones no se hicieron esperar y brotaron con lágrimas de alegría por encontrarse frente al amor de su vida. Carlos, por su parte, tampoco pudo contener los sentimientos al ver a su chica vestida de novia y caminando hacia él para diseñar su más perfecta eternidad.

El momento clave, sin duda, fue cuando los novios compartieron sus votos; un espacio en donde no faltaron las risas, las miradas de complicidad, pero también esas lágrimas que marcaban el espíritu de una ceremonia como ninguna otra. Al término, los novios caminaron como recién casados, mientras sus invitados celebraban el inicio de un nuevo capítulo en su historia de amor.

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

Una pausa

Antes de la recepción, Carlos y Whitney caminaron por los campos del lugar para disfrutar de una sesión en donde quedaron enmarcadas todas esas palabras que a veces no se dicen, pero que los ojos saben cómo expresarlas. Disfrutando de un escenario al natural y compartiendo esos segundos al máximo, los novios se dejaron llevar en un entorno en el que, por al menos un momento, nada existía… Solo ellos.

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

La recepción

Una troje fue el lugar perfecto para disfrutar de una fiesta con mucho espíritu. Como parte de la celebración, la decoración con papel picado y las series de luces, al igual que la iluminación de colores, le dio vida a cada rincón. Los invitados se lucieron en medio de la pista de baile, así como Carlos y Whitney cuando compartieron su primer baile como esposos. Un grupo de música en vivo amenizó cada segundo de la fiesta y el banquete, el cual se destacó por ser un buffet con platillos variados.

Uno de los rincones más originales fue un espacio para que los invitados se realizaran tatuajes. ¡Sí! Un profesional se encargó de darle aún más personalidad a la piel de los asistentes que así lo quisieran, un detalle que reflejó al máximo la personalidad de Carlos.

Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza
Foto: Bruno Rezza

No pierdas detalle de esta boda bohemia y, si quieres más inspiración, también te recomiendo: Y cuando te busco, no hay sitio en donde no estés: La boda de Dafne y Julio.

Fotografía: Bruno Rezza | Locación: Shaker Village

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Escribe tu opinión

Foto: Tomas Barrón
Cuando la magia sucede: Julie y Carlos
No pierdas detalle de las ideas inspiradoras y de todas las emociones que cobraron vida en la boda de Julie y Carlos.
Foto: Peter Olvera
Ser parte de tu historia: La boda de Fabiola y Carlos
La presencia de estos novios nos dejó con una certeza profunda de saber que el verdadero amor existe y que, sí o sí, encontrarlo es magia pura.
Foto: Light Walkers
De lo bueno, poco: ¿Por qué las bodas íntimas están ganando terreno?
En pocas palabras: tu boda puede ser lo que quieres que sea. ¡Descubre por qué las bodas íntimas son lo de hoy!

Crea gratuitamente la web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Su empresa también puede estar en Zankyou!
Si tiene una empresa de bodas o es un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer sus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información