¿Cómo saber si lo que siento es amor de verdad?

¿Cómo saber si lo que siento es amor de verdad?

En el matrimonio nos enfrentamos a convivir con con los hábitos de la pareja, a adaptar nuestra rutina, a crear nuevas reglas, pero sobre todo nos enfrentamos a nosotros mismos.

  • Actualidad
  • Consejos

En el matrimonio nos enfrentamos a convivir con con los hábitos de la pareja, a adaptar nuestra rutina, a crear nuevas reglas, pero sobre todo nos enfrentamos a nosotros mismos.

guardarAmar con los ojos abiertos, es amar por completo, Foto: Eric Velado
Amor. Foto: Eric Velado

La frase que versa “El amor es ciego” o “Con la venda en los ojos”, es cierta hasta cierto punto de la relación y luego se vuelve poco realista. Durante el enamoramiento, solemos ver la mejor parte del otro, pero es en realidad una proyección de nuestros ideales y de nuestros mejores rasgos cristalizados en el otro, hasta este punto amamos parcialmente sin abarcar la personalidad total de la pareja, que como nosotros, tiene un antecedente y metas futuras individuales. Es hasta que nos retiramos la venda cuando miramos el absoluto de la pareja, y podemos realmente comprender el universo que representa.

Esta venda se retira gradualmente, cuando en el enamoramiento se van dando las ocasiones para aceptar y reconciliar las diferencias, es en realidad la etapa de simulación para la práctica exacta de amar en totalidad, desde un entorno fantasioso e idealizado, por ello que enamorarse sea tan importante como llegar a amarse. Así como en el enamoramiento proyectamos nuestras mejores características en el otro, en el amor verdadero además de reflejar nuestras virtudes, también proyectamos nuestros defectos en el otro, la pareja se vuelve un reflejo de nosotros mismos, y sólo a través de ésta podemos conocernos a profundidad. De ahí que el matrimonio sea el enfrentamiento con nosotros mismos, más que las actividades cotidianas de adaptación.

guardarLa pareja se convierte en un reflejo de nosotros mismos
Foto: Roberto Ramos

Hay una analogía que leí hace poco en el libro Amarse con los ojos abiertos, del autor Jorge Bucay, ed. Océano; en la que comenta que las figuras de pastel de bodas, los novios miran de frente uno al lado del otro, como si estuvieran juntos pero cada uno posando su mirada hacia el horizonte, que puede ser común o no, él dice que estas figurillas deberían estar posadas una frente a la otra mirándose con los ojos abiertos en simbolismo de que se aceptan. El autor no podría estar más en lo correcto, no estamos acostumbrados a mirar a la pareja de frente sin temor por lo que podríamos encontrar reflejado de nosotros en el otro, y es que es inevitable, la pareja se convertirá en nuestro reflejo y ese es el reto más grande.

¿No quieres perderte las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

La propuesta para todas las parejas que están por casarse es dejar que su relación tome su ritmo, respetando su código no verbal de crecimiento, pero que siempre se miren de frente sin importar lo que puedan encontrar reflejado, pues es la pauta que nos dicta en qué aspectos debemos mejorar como personas, es la pareja solamente, donde encontraremos este refugio de vida que nos impulse a la mejora contínua, es un modo de encontrar un desarrollo personal a través de la pareja; amar sin la venda en los ojos, con los pies en la tierra y el corazón entero.

guardarDebemos ser capaces de amar por entero; Foto: Roberto Ramos
Amar por entero; Foto: Roberto Ramos

Dinos si te han parecido interesante y útil nuestras sugerencias, escríbenos en la barra de comentarios y suscríbete a nuestra revista de bodas para recibir nuestras publicaciones cada semana. Sigamos planeando juntas tu boda.