Una boda coreana en manos de Daphne Moncada, Pride Planner

Los coreanos consideran el matrimonio como el paso más importante de la vida y sus celebraciones están llenas de actos simbólicos. ¡No te pierdas esta boda organizada por Daphne Moncada.

  • Real weddings
  • Recomendaciones
  • Sponsored
  • 2019
  • Querétaro
  • Galleries

¿Alguna vez te has puesto a pensar en las tradiciones nupciales del otro lado del mundo? Si sueñas con hacer tu boda al estilo coreano, Daphne Moncada nos cuenta su experiencia en una ceremonia mezclada entre México y Corea.

Esta boda fue realizada el 21 de diciembre del 2019 en la ciudad de Querétaro. La pareja es de nacionalidad coreana, pero como llevan tiempo viviendo en México, escogieron nuestro país para culminar su amor. En Corea, el matrimonio entre un hombre y una mujer representa la unión de dos familias, más que la unión de dos personas. Esto quiere decir es que no hay solo dos personas casándose entre sí, sino que hay dos familias que entran en una relación, por este motivo la familia se involucró a lo largo de la celebración.

Dress code

La novia vistió de blanco, conservando un estilo tradicional, el novio un elegante traje negro. Las mamás de la pareja portaron el hanbok (en Hangul: 한복) (Pronunciación: haːn.bok̚) o Joseon-ot (en Hangul:조선옷) que es el traje típico coreano. Aunque el término significa literalmente “ropa coreana”, se usa como vestimenta semiformal o formal durante los festivales y celebraciones.

En la antigüedad, los colores tenían un gran significado social, pues se usaban para distinguir al pueblo de la realeza. A las mujeres casadas de las solteras y en la actualidad para distinguir a las madres de la pareja, en el caso del novio es en color azul y para la mamá de la novia, en color rosa.

La recepción

Todo comenzó con la recepción, en la entrada al lugar había un cortejo especial elegido por la familia, ellos se encargaban de recibir a los invitados quienes, al acceder a la ceremonia, dedicaban algunas palabras y buenos deseos a los novios en un guest book y, en vez de dar un regalo físico, estos entregan un sobre cerrado con una suma de dinero para la pareja. Cuando tomaban su lugar, recibían una hoja con canciones que todos debían cantar a lo largo de la misa católica.

La ceremonia

La misa fue oficiada por un sacerdote de la Iglesia Coreana de la Ciudad de México y una MC que supervisó el ritual. Es muy similar a lo que se acostumbra en México, sin la presencia de padrinos ni damas de honor, pero con algunos detalles particulares que lograron que todos los invitados fueran parte de la unión.

Reverencia

Algo importante de la ceremonia es la reverencia a los padres. En la cultura coreana, la novia al momento de casarse deja su familia para formar parte de la familia del novio. El novio hace una reverencia a la familia de la novia por “llevársela” con él y, cuando se dirigen hacia la familia del novio, ambos los saludan y son bienvenidos. Con este acto simbólico culmina la ceremonia nupcial.

La fiesta

El evento quedó a cargo de un maestro de ceremonias, quien empezó con un brindis de los novios y la familia, la partida de pastel y con la tradición de golpear los pies del novio con un palo antes de su primera noche como hombre casado, para poner a prueba su fuerza y su carácter.

En el transcurso de la fiesta, los novios pasaron de mesa en mesa saludando a los asistentes y tomándose algunas fotografías. Durante el evento, sus amistades cantaron canciones y tocaron música clásica. A este acto se le llama 축하 (Chuka)”.

La tradición coreana en las bodas es el karaoke, así que, el novio cantó con mucho amor para su esposa y, aunque no es una costumbre coreana, Daphne logró que bailaran en el centro del lugar para sus invitados.

Los coreanos consideran el matrimonio como el paso más importante de la vida y las celebraciones no suelen ser de larga duración. ¿Te gustaría adaptar tradiciones coreanas a tu boda con la experiencia de Daphne Moncada?

Selecciona a los proveedores que quieres contactar